Cuarta Parte - CAPÍTULO II
La catequesis por edades

Bajar el archivo

Observaciones generales

LA CATEQUESIS DE LOS ADULTOS
Los adultos a los que se dirige la catequesis
Elementos y criterios propios de la catequesis de adultos
Cometidos generales y particulares de la catequesis de adultos
Formas particulares de la catequesis de adultos

LA CATEQUESIS DE LA INFANCIA Y DE LA NIÑEZ
Situación e importancia de la infancia y de la niñez
Características de esta catequesis
Niños sin apoyo religioso familiar o que no frecuentan la escuela

LA CATEQUESIS DE LOS JÓVENES
Preadolescencia, adolescencia y juventud
La importancia de la juventud para la sociedad y para la Iglesia
Características de la catequesis para jóvenes

CATEQUESIS DE LOS ANCIANOS
La tercera edad, don de Dios a la Iglesia
Catequesis de la plenitud y de la esperanza
Sabiduría y diálogo

Observaciones generales

171. La catequesis según las diferentes edades es una exigencia esencial para la comunidad cristiana. Por una parte, en efecto, la fe está presente en el desarrollo de la persona; por otra, cada etapa de la vida está expuesta al desafío de la descristianización y, sobre todo, debe construirse con las tareas siempre nuevas de la vocación cristiana.

Existen, pues, con pleno derecho catequesis diversificadas y complementarias por edades, que vienen pedidas por las necesidades y capacidades de los catequizandos [561].

Por esto es indispensable tener en cuenta todos los aspectos tanto los antropológico-evolutivos como los teológico-pastorales, que entran en juego sirviéndose también de las aportaciones actuales de las ciencias humanas y pedagógicas en lo que conciernen a cada una de las edades.

Asimismo habrá que procurar que se integren con acierto las diversas etapas del camino de la fe, procurando de modo particular que la catequesis de infancia encuentre armónico complemento en las etapas posteriores.

También, por la misma razón, es pedagógicamente eficaz hacer referencia a la catequesis de adultos y, a su luz, orientar la catequesis de las otras etapas de la vida.

Aquí se indicarán sólo algunos elementos generales y a modo de ejemplo, dejando especificaciones ulteriores a los Directorios de catequesis de las Iglesias particulares y de las Conferencias Episcopales. [ volver ]

LA CATEQUESIS DE LOS ADULTOS [562]

Los adultos a los que se dirige la catequesis [563]

172. La transmisión del mensaje de la fe a los adultos ha de tener muy en cuenta las experiencias vividas, los condicionamientos y los desafíos que tales adultos encuentran, así como sus múltiples interrogantes y necesidades respecto a la fe [564].

En consecuencia cabe distinguir entre:

Elementos y criterios propios de la catequesis de adultos [567]

173. La catequesis de adultos se dirige a personas que tienen el derecho y el deber de hacer madurar el germen de la fe que Dios les ha dado [568], tanto más cuando estas personas están llamadas a desempeñar responsabilidades sociales de diverso género y están sometidas a cambios y crisis a veces muy profundos. Por esta razón, la fe del adulto tiene que ser constantemente iluminada, desarrollada y protegida, para que adquiera esa sabiduría cristiana que da sentido, unidad y esperanza a las múltiples experiencias de su vida personal, social y espiritual. La catequesis de adultos debe identificar claramente los rasgos propios del cristiano adulto en la fe, traducir estos rasgos en objetivos y contenidos, determinar algunas constantes en la exposición, establecer las indicaciones metodológicas más eficaces, y escoger formas y modelos. Merece atención especial la figura y la identidad del catequista de adultos y su formación; como también la atención a quienes ejercen las responsabilidades de la catequesis de adultos en la comunidad [569].

174. Entre los criterios que aseguran de modo eficaz una catequesis de adultos, auténtica y eficaz, hay que recordar [570]:

Cometidos generales y particulares de la catequesis de adultos [573]

175. Para que la catequesis de adultos pueda responder a las necesidades más profundas de nuestro tiempo, debe proponer la fe cristiana en su integridad, autenticidad y sistematicidad, de acuerdo con la comprensión que de ella tiene la Iglesia, poniendo en un primer plano el anuncio de la salvación; iluminando con su luz las dificultades, oscuridades, falsas interpretaciones, prejuicios y objeciones hoy presentes; mostrando las implicaciones y exigencias morales y espirituales del mensaje; introduciendo a la lectura creyente de la Sagrada Escritura y a la práctica de la oración. El Catecismo de la Iglesia Católica presta un servicio fundamental a la catequesis de adultos y —en relación a él— los Catecismos de adultos de cada Iglesia particular.

Más en particular, son tareas de la catequesis de adultos:

Formas particulares de la catequesis de adultos [574]

176. Hay situaciones y circunstancias que exigen particulares formas de catequesis:

Estas y otras formas particulares de catequesis no disminuyen en manera alguna la necesidad de instituir para todos los adultos procesos sistemáticos, orgánicos y permanentes de catequesis que toda comunidad eclesial debe garantizar. [ volver ]

LA CATEQUESIS DE LA INFANCIA Y DE LA NIÑEZ [575]

Situación e importancia de la infancia y de la niñez [576]

177. Esta etapa de la vida, en la que tradicionalmente se distingue la primera infancia o edad preescolar de la niñez, se caracteriza, a los ojos de la fe y de la misma razón, por tener la gracia de una vida que comienza, «de la cual brotan admirables posibilidades para la edificación de la Iglesia y humanización de la sociedad» [577] y al mismo tiempo grandes necesidades a las que hacer frente. El niño, hijo de Dios por el don del Bautismo, es considerado por Cristo miembro privilegiado del Reino de Dios [578].

Por diversas razones, hoy, tal vez más que en otro tiempo, el niño necesita pleno respeto y ayuda para su crecimiento humano y espiritual; también está necesitado de la catequesis, que nunca debe faltar a los niños cristianos. En efecto, quienes les han dado la vida, enriqueciéndola con el don del Bautismo, tienen el deber de seguir alimentándola continuamente. [ volver ]

Características de esta catequesis [579]

178. La catequesis de los pequeños está necesariamente ligada a su situación y condición de vida y es fruto de la intervención de distintos educadores, entre sí complementarios.

Se pueden indicar algunas características de especial importancia de valor universal:

179. El ingreso en la escuela significa para el niño entrar a formar parte de una sociedad más amplia que la familia, con la posibilidad de desarrollar mucho más sus capacidades intelectuales, afectivas, y de comportamiento. En la escuela misma, frecuentemente, se imparte una específica enseñanza religiosa.

Todo esto requiere que la catequesis y los catequistas lleven a cabo una colaboración constante con los padres y también con los maestros, de acuerdo con las posibilidades de cada lugar [582]. Recuerden los pastores que, cuando ayudan a padres y educadores a cumplir bien su misión, se está edificando la Iglesia. Este trabajo, por otra parte, ofrece una gran oportunidad para la catequesis de adultos [583]. [ volver ]

Niños sin apoyo religioso familiar o que no frecuentan la escuela [584]

180. Existen también, y en no pequeña medida, niños con graves carencias, en la medida en que les falta un apoyo religioso familiar adecuado, o por no tener una verdadera familia, o por no frecuentar la escuela, o por condiciones de inestabilidad social o de inadaptación, o por otras causas ambientales. Muchos no están siquiera bautizados; otros no realizan el camino de iniciación. Corresponde a la comunidad cristiana suplir, con generosidad, competencia y de modo realista estas carencias, tratando de dialogar con las familias, proponiendo formas apropiadas de educación escolar y llevando a cabo una catequesis proporcionada a las posibilidades y necesidades concretas de esos niños. [ volver ]

LA CATEQUESIS DE LOS JÓVENES [585]

Preadolescencia, adolescencia y juventud [586]

181. En términos generales, se ha de observar que la crisis espiritual y cultural, que está afectando al mundo [587], tiene en las generaciones jóvenes sus primeras víctimas. También es verdad que el esfuerzo por construir una sociedad mejor encuentra en los jóvenes sus mejores esperanzas. Esto debe estimular cada vez más a la Iglesia a realizar con decisión y creatividad el anuncio del Evangelio al mundo juvenil.

A ese respecto, la experiencia muestra que es útil para la catequesis distinguir en esas edades entre preadolescencia, adolescencia y juventud, sirviéndose oportunamente de los resultados de la investigación científica y de las condiciones de vida en los distintos países.

En las regiones consideradas como desarrolladas, se plantea de modo especial el problema de la preadolescencia: no se tienen en cuenta suficientemente las dificultades, necesidades y capacidades humanas y espirituales de los preadolescentes, hasta el punto de poder afirmar en relación a ella que es una etapa ignorada.

Actualmente, con frecuencia los catequizandos de esta edad, al recibir el sacramento de la Confirmación, concluyen también el proceso de iniciación sacramental, pero a la vez tiene lugar su alejamiento casi total de la práctica de la fe. Es necesario tomar en cuenta con seriedad este hecho y llevar a cabo una atención pastoral específica, utilizando los medios formativos que proporciona el propio camino de iniciación cristiana.

Respecto a las otras dos categorías, es necesario distinguir la adolescencia de la juventud, aun sabiendo la dificultad de definir de modo claro su significado. De modo global, hablamos aquí de aquella etapa de la vida que precede a la asunción de las responsabilidades propias del adulto.

También la catequesis de jóvenes ha de ser revisada y potenciada profundamente. [ volver ]

La importancia de la juventud para la sociedad y para la Iglesia [588]

182. La Iglesia, que ve a los jóvenes como «la esperanza» los contempla hoy como «un gran desafío para el futuro de la Iglesia» [589].

El rápido y tumultuoso cambio cultural y social, el crecimiento numérico de jóvenes, el alargamiento de la etapa de la juventud antes de entrar a tomar parte en las responsabilidades de los adultos, la falta de trabajo y en ciertos países las condiciones permanentes de subdesarrollo, las presiones de la sociedad de consumo..., todo ayuda a perfilar el mundo de los jóvenes como el tiempo de espera, a veces de desencanto y de insatisfacción, incluso de angustia y de marginación. El alejamiento de la Iglesia, o al menos la desconfianza hacia ella, está presente en muchos como actitud de fondo. A la vez, en los jóvenes se refleja a menudo la falta de apoyo espiritual y moral de las familias y la precariedad de la catequesis recibida.

Por otro lado, en numerosos jóvenes se descubre una fuerte e impetuosa tendencia a la búsqueda de sentido de la vida, a la solidaridad, al compromiso social, e incluso a la misma experiencia religiosa...

183. De aquí se desprenden algunas consecuencias para la catequesis. Ante todo, el servicio de la fe tiene que estar atento a las luces y las sombras de la condición de la vida de los jóvenes, tal como se dan en las distintas regiones y ambientes.

La propuesta explícita de Cristo al joven del Evangelio [590] es el corazón de la catequesis; propuesta dirigida a todos los jóvenes y a su medida, en la comprensión atenta de sus problemas. En el Evangelio, los jóvenes aparecen de hecho como interlocutores directos de Jesucristo que les revela su «singular iqueza», y que a la vez les compromete en un proyecto de crecimiento personal y comunitario de valor decisivo para la sociedad y la Iglesia [591].

Por eso no debe verse a los jóvenes sólo como objeto de la catequesis, sino como «sujetos activos, protagonistas de la evangelización y artífices de la renovación social» [592]. [ volver ]

Características de la catequesis para jóvenes [593]

184. Por la amplitud de la tarea, corresponde ciertamente a los Directorios catequéticos de las Iglesias particulares y de las conferencias episcopales nacionales y regionales especificar, teniendo en cuenta las circunstancias, lo que conviene en cada lugar.

Sin embargo, cabe indicar unas líneas generales comunes:

185. Entre las diversas formas de catequesis de jóvenes, hay que prever, teniendo en cuenta las situaciones, un catecumenado juvenil en edad escolar; una catequesis que complete y culmine la iniciación cristiana; una catequesis sobre cuestiones específicas; así como encuentros más o menos ocasionales e informales.

En general se ha de proponer a los jóvenes una catequesis con itinerarios nuevos, abiertos a la sensibilidad y a los problemas de esta edad, que son de orden teológico, ético, histórico, social... En particular, deben ocupar un puesto adecuado, la educación para la verdad y la libertad según el Evangelio, la formación de la conciencia, la educación para el amor, el planteamiento vocacional, el compromiso cristiano en la sociedad y la responsabilidad misionera en el mundo [595]. Con todo, hay que poner de relieve que la evangelización contemporánea de los jóvenes debe adoptar con frecuencia un carácter misionero más que el estrictamente catecumenal. En realidad, la situación exige a menudo que la acción apostólica con los jóvenes sea de índole humanizadora y misionera, como primer paso necesario para que maduren unas disposiciones más favorables a la acción estrictamente catequética. Por tanto, muchas veces en la realidad, será oportuno intensificar la acción precatecumenal al interior de procesos educativos globales.

Una de las dificultades mayores a las que hay que enfrentarse y dar respuesta se refiere a la diferencia de lenguaje (mentalidad, sensibilidad, gustos, estilo, vocabulario...) entre los jóvenes y la Iglesia (catequesis y catequistas). Vale la pena por eso insistir en la necesidad de una adaptación de la catequesis a los jóvenes, sabiendo traducir a su lenguaje «con paciencia y buen sentido, sin traicionarlo, el mensaje de Jesucristo» [596]. [ volver ]

CATEQUESIS DE LOS ANCIANOS [597]

La tercera edad, don de Dios a la Iglesia

186. El número creciente de personas ancianas representa en diversos países del mundo una nueva y específica tarea pastoral de la Iglesia. Las personas de esta edad, a veces considerados como objeto pasivo, más o menos molesto, es necesario, sin embargo, verlas a la luz de la fe, como un don de Dios a la Iglesia y a la sociedad, a las que hay que dedicarles también el cuidado de una catequesis adecuada. Tienen a ella el mismo derecho y deber que los demás cristianos.

Se ha de tener en cuenta la diversidad de situaciones personales, familiares, sociales, en particular, la situación de soledad y el riesgo de marginación.

La familia cumple una función primaria, porque en ella el anuncio de la fe puede darse en un clima de acogida y de amor que confirman, mejor que ninguna otra cosa, el valor de la Palabra.

En todo caso, la catequesis de los ancianos ha de asociar al contenido de la fe la presencia cordial del catequista y de la comunidad creyente. Por lo que es deseable que los ancianos participen plenamente en el itinerario catequético de la comunidad. [ volver ]

Catequesis de la plenitud y de la esperanza

187. La catequesis de los ancianos debe estar atenta a los aspectos particulares de su situación de fe. El anciano puede haber llegado a esta edad con una fe sólida y rica: entonces la catequesis ayudará a seguir recorriendo el camino en actitud de acción de gracias y de espera confiada; otros viven una fe más o menos oscurecida y una débil práctica cristiana: entonces la catequesis aportará una luz y experiencia religiosa nuevas; a veces el anciano llega a su edad con profundas heridas en el alma y en el cuerpo: la catequesis le ayudará a vivir su situación en actitud de invocación, de perdón, de paz interior.

En cualquier caso, la condición del anciano reclama una catequesis de la esperanza que proviene de la certeza del encuentro definitivo con Dios.

Es siempre beneficioso para él y enriquecedor para la comunidad el hecho de que el anciano creyente dé testimonio de una fe que resplandece aún más a medida que se va acercando al gran momento del encuentro con el Señor. [ volver ]

Sabiduría y diálogo [598]

188. La Biblia presenta al anciano creyente como el símbolo de la persona rica en sabiduría y temor de Dios, y, en consecuencia, como el depositario de una intensa experiencia de vida, lo que en cierto modo lo convierte en "catequista" natural de la comunidad. Él es de hecho testigo de la tradición de fe, maestro de vida y ejemplo de caridad. La catequesis valora esta gracia, ayudando a la persona anciana a descubrir de nuevo las ricas posibilidades que tiene dentro de sí; ayudándola también a asumir funciones catequéticas en relación con el mundo de los pequeños para quienes, a menudo, son abuelos queridos y estimados, y en relación con los jóvenes y los adultos. De este modo se favorece un rico diálogo entre generaciones dentro de la familia y de la comunidad. [ volver ]



NOTAS

[561] Cf. Catechesi Tradendae 45.

[562] Cf. DCG (1971) 20; 92-97; Catechesi Tradendae 43-44; COINCAT, La catequesis de adultos en la comunidad cristiana, 1990.

[563] Cf. DCG (1971) 20; Catechesi Tradendae 19. 44; COINCAT 10-18.

[564] Cf. COINCAT 10-18.

[565] Cf. Catechesi Tradendae 44.

[566] Cf. Catechesi Tradendae 19.

[567] Cf. DCG (1971) 92-94; Catechesi Tradendae 43; COINCAT 20-25; 26-30; 33-84.

[568] Cf. 1ª Cor 13,11; Ef 4,13.

[569] Cf. COINCAT 33-84.

[570] Cf. COINCAT 26-30.

[571] Lumen Gentium 31; cf. Evangelii Nuntiandi 70; Christifideles Laici 23.

[572] Cf. Christifideles Laici 57-59.

[573] Cf. DCG (1971) 97.

[574] Cf. Primera Parte, Capítulo II; DCG (1971) 96.

[575] Cf. DCG (1971) 78-81; Catechesi Tradendae 36-37.

[576] Cf. DCG (1971) 78-79; Christifideles Laici 47.

[577] Cf. Christifideles Laici 47.

[578] Cf. Mc 10,14.

[579] Cf. DCG (1971) 78-79; Catechesi Tradendae 37.

[580] Cf. Catechesi Tradendae 37.

[581] Cf. Sagrada Congregación para el culto divino, Directorio para la misa con niños (1 noviembre 1973): AAS 66 (1974), pp. 30-46.

[582] Cf. DCG (1971) 79.

[583] Cf. DCG (1971) 78. 79.

[584] Cf. DCG (1971) 80-81; Catechesi Tradendae 42.

[585] Cf. DCG (1971) 82-91; Evangelii Nuntiandi 72; Catechesi Tradendae 38-42.

[586] Cf. DCG (1971) 83.

[587] Cf. Exposición Introductoria, 22-23.

[588] Cf. DCG (1971) 82; Evangelii Nuntiandi 72; MDP 3; Catechesi Tradendae 38-39; Christifideles Laici 46; Tertio Millennio Adveniente 58.

[589] Gravissimum Educationis 2; Christifideles Laici 46.

[590] Cf. Mt 19,16-22; Juan Pablo II, Carta apostólica A los jóvenes del mundo (Parati semper) (31 marzo 1985): AAS 77 (1985), pp. 579-628.

[591] Cf. Juan Pablo II, A los jóvenes del mundo, cit. n. 3.

[592] Christifideles Laici 46; cf. DCG (1971) 89.

[593] Cf. DCG (1971) 84-89; Catechesi Tradendae 38-40.

[594] Cf. DCG (1971) 87.

[595] Otros temas significativos: relación entre fe y razón; la existencia y el sentido de Dios; el problema del mal; la persona de Cristo; la Iglesia; el orden ético en relación con la subjetividad personal; el encuentro de hombre y mujer; la doctrina social de la Iglesia...

[596] Catechesi Tradendae 40.

[597] Cf. DCG (1971) 95; Christifideles Laici 48.

[598] Cf. Christifideles Laici 48.


Este documento se ofrece instar manuscripti para su divulgación. Es una copia de trabajo para uso interno de El Movimiento de la Palabra de Dios, y ha sido depurada dentro de lo posible de errores de tipeo o traducción. Para facilitar su lectura latinoamericana las citas bíblicas se tomaron de El Libro del Pueblo de Dios.


Valid CSS!